LA CAUSA DEL MAYÚSCULO DETERIORO DE LA RAZA HUMANA

LA CAUSA DEL MAYÚSCULO DETERIORO DE LA RAZA HUMANA

Por Dr. Juan C. de la Cruz

INTRODUCCIÓN

La historia humana es un tanto intrigante, muy tumultuosa para ser exactos.

Ha habido migajas de gloria y bondad, pero el vívido drama es peor que lo que nos cuenta la saga de Shakespeare sobre el funesto romance de “Romeo y Julieta”; e incluso más alborotada de lo que nos presenta la trama de la inmortal obra de Dante Alighieri, “La Divina Comedia”. Aunque para darle un poco de color a la vida nos encontraremos con cuentos como “El Quijote”, con su novelesco y ficticio romance con una tal Dulcinea del Toboso, sus travesías deambulatorias de enfrentamientos con todo tipo de irrealidades en su chistoso caballo Rocinante y su desfigurado paje de armas, Sancho, que monta un pollino anatómicamente desproporcionado.

Al aterrizar en las realidades vividas, la lujuria humana no se trata sólo en un deporte de nobles, como pretenden emular las sagas griegas cual “La Odisea”, de Homero, y “La Guerra de Troya”, por ejemplo, ni como vemos en el relato bíblico sobre “David y Betsabé”; sino que cuando de intrigas se trata, como se observa en las degeneradas telenovelas sudamericanas, es un asunto cotidiano que se extiende sin fronteras y sin clases sociales, y no se trata de una praxis aislado, es casi totalitaria. La moralidad secular es sólo un ideal o pantalla.

Pareciera que lo mejor que pudiéramos esperar del real drama humano sea lo que modelan las tiras cómicas de superhéroes y las apasionantes fantasías de Disney.

[…] El castillo de la felicidad parece utópico, y el elixir de la vida eterna un deseo alquimista. Es probable que lo único que haya valido la pena en materia de las propuestas humanas sean algunos poemas como: “el himno a la paz”, que al son de la melodía de la novena sinfonía de Beethoven pregunta:

“¿Cuándo los hombres volverán a ser hermanos?”

Y el estribillo propone:

“Sueña cantando, vive soñando un nuevo sol”.

O, tal vez: “Por Amor”, del maestro Solano.

Es decir, sólo sueños.

ALGUNOS DATOS QUE ASUSTAN

Señores, es justo cuestionarnos:

¿No ha habido suficientes guerras en el concurso de la historia humana? De hecho, la enciclopedia libre registra que: “Según la Enciclopedia Mundial de las Relaciones Internacionales y Naciones Unidas, en los últimos 5,500 años se han producido 14,513 guerras que han costado 1,240 millones de vidas humanas.”[1] Se puede confirmar esa data en un artículo del periódico americano THE NY TIMES,[2] y en otro artículo del diario inglés THE TELEGRAPH.[3]

[…]

En el plano religioso, por razón de la intolerancia, se asesinan 160,000 personas al año por el único pecado de confesar a Cristo como su único Salvador.

¿No basta ya con la “emancipación” de la conciencia que nos trajeron el liberalismo ideológico y el desenfreno moral occidental en general propiciado por la ética del naturalismo de Darwin, atisbado por Freud, que terminó forjando los Lobbies LGBTIQ y Feministas, igual que la reciente “Ideología de Género”, entre otros; y cuyos resultados se expresan, por un lado en 56 millones de abortos inducidos anuales a partir del 2010 (es decir, unos mil millones de abortos inducidos solo en lo que va de siglo),[4] tanto como los abusos masivos de violaciones y explotación sexual de menores, y demás.

[…]

Se convierte en nuestra procura en este ensayo, como en todo este y los venideros volúmenes de TM, aportar información verdadera, confiable y congruente, tanto como testimonios vivientes y esperanzadores.

TODO COMENZÓ EN EL PARAÍSO PERDIDO

Te invito a leer el único relato certificado y que ha perdurado intacto y consistente en el crisol del tiempo. Me refiero a Génisis 1-11. En ese texto se registra LA HISTORIA DE LOS ORÍGENES. Tiene la autoría divina. Aunque existen otros 500 relatos relativamente antiguos de los orígenes, es sencillo demostrar la gran dosis de misticismo en tales sagas.

EL ORIGEN DE LA MUERTE

Cuando Dios puso al hombre sobre la tierra, como registra el texto sagrado, le dio deberes y leyes. Les dijo que trabajaran la tierra y que gobernaran todo recurso planetario. También les puso restricciones, les mandó: “No comer del árbol de la ciencia del bien y del mal que estaba en medio del huerto en que Dios los había colocado”. (Ver Génesis 1.29-31; 2.1ss).

[…]

Así se originó la historia de la muerte tanto de los seres humanos como de los animales y criaturas, ya física, ya espiritual.

UNA ACTUAL BATALLA APARENTEMENTE PERDIDA

No sólo el origen de la creación de Adán está trazado sin fallas en las Escrituras (Génesis 5; 1 Crónicas 1ss), sino que el origen de la muerte de los hombres y de los seres vivos. […] La idea de los “largos periodos de tiempo [que pregona el cientificismo] nace de los argumentos naturalistas; no de las observaciones científicas”.[5] Al final de la batalla de las ideas (entre la Palabra de Dios y las ideas humanas), la propuesta bíblica ha sido bloqueada en los lobbies científicos en todo el mundo. Ellos dicen:

“Aún si todos los datos apuntan hacia un diseñador inteligente, tal hipótesis es excluida de la ciencia porque no es naturalista.”[6]

[…]

el Dr. George Walde (Profesor de biología en Harvard), escribió:

“Cuando nos referimos al origen de la vida, solo tenemos dos posibilidades de cómo la vida surgió. Una es la generación espontánea concluyendo en la evolución; la otra es un acto sobrenatural creacional de parte de Dios. No hay una tercera opción. La generación espontánea ha sido científicamente desaprobada hace más de cien años. Esto nos lleva a solo otra conclusión –que la vida surgió como consecuencia del acto sobrenatural. Sin embargo, rehusamos aceptar esto por razones filosóficas. Por tanto, decido creer en aquello que yo sé que científicamente es imposible, en la generación espontánea concluyendo en evolución”.[7]

NO TODO ESTÁ PERDIDO, HAY UNA ESPERANZA VIVA

La caída no representó el fin de la raza humana, representó la muerte. La muerte no implica la extinción, sino la separación de Dios. Los seres espirituales son eternos, dentro de cuyo renglón estamos los humanos. Por lo que la caída fue una fatalidad, una completa desgracia, pero nunca representó una aniquilación. […]

Solo nos queda la esperanza, conforme a los planes redentores de Dios, según lo ha revelado en Su pacto, según su Promesa.

¡CÓMO REVERTIR ENTONCES EL CONTINUO DETERIORO SOCIAL!

Puesto que la tierra fue sujeta a maldición y vanidad y desesperadamente grita por restauración (Romanos 8.20-25). Por su parte el Dios eterno tuvo que sujetar a […]

¡Es necesario creer que Jesús es el Mesías Redentor que Dios ha provisto para el pecado y por el pecado, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!


CONOZCA A NUESTROS EDITORES

El Dr. de la Cruz es Ingeniero Químico (de la UASD), porta una maestría en Ciencias (MSc -de la UASD), una Maestría en Artes (MA -del SEBTS), una Maestría en Teología Pura (THM -del SBS), y un Doctorado en Filosofía (PhD -del SBS), entre otros grados académicos. Es pastor desde el 2002 en la I. B Estrella de Belén y en la I. B. Nueva Jerusalén. Fue profesor de química orgánica y general en O&Med. Profesor de teología en varias academias en diversos países. Presidente del Southern Baptist School La(SBS -www.sbs-edu.org) a nivel global. Fundador del SeTeBLA. Editor General de TM (Theo Magazine). Casado por 18 años con la Dra. Anabel Santos, padre de Christ y Carlos. Escritor de varios libros y numerosos artículos científicos, teológicos y de opinión en varias revistas en diferentes partes del mundo, periódicos, etc.

Fuente: Theo Magazine

Síguenos en Instagram: theomagazinees

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s