LOS BAUTISTAS DEL SUR: UNA DENOMINACIÓN, DOS TENDENCIAS DOCTRINALES

LOS BAUTISTAS DEL SUR: UNA DENOMINACIÓN, DOS TENDENCIAS DOCTRINALES

Por Pr. Otto Sánchez

“Quien lee o investiga solamente lo que cree o lo que quiere nunca estará debidamente informado”. (Otto Sánchez)

INTRODUCCIÓN

La Convención Bautista del Sur -CBS (Southern Baptist Convention -SBC) es un término que se refiere tanto a la denominación como a su reunión anual de delegados. La CBS es el mayor grupo bautista, y es la denominación protestante más grande en los Estados Unidos, con unos 16 millones de miembros. Según el Estudio de miembros Congregaciones Religiosas, la Convención contaba con 15, 922,039 miembros en 41,514 iglesias en los Estados Unidos en el año 2000.

Presentamos esta breve historia acerca de los Bautistas del Sur, la que creo desconocen muchos que se llaman a sí mismos bautistas. Los Bautistas, cae en la categoría de las llamadas denominaciones históricas, siendo una de las más conocidas. Los Bautistas del Sur, en el sentido más amplio del término, se han caracterizado por el estudio de la palabra, las misiones y las libertades religiosas. Han tenido grandes conquistas desde que existen como grupo, también han sufrido algunas derrotas en los últimos años tanto en el área de crecimiento de sus iglesias como en la plantación de obras realmente fuertes y saludables. Sin embargo, me quiero concentrar en un punto que es oportuno que es oportuno observar para conocer la historia en cuanto a las tendencias doctrinales que los bautistas han abrazado desde sus inicios. Es mi esperanza que este resumen sirva de edificación a todos los lectores.

Hay un sector entre los Bautistas del Sur alrededor del mundo que se ha negado no solo a reconocer las Doctrinas de la Gracia como un patrimonio teológico a adoptar, sino que también la han resistido, incluso, en algunos casos, hasta perseguido y mal interpretado, tildando de herejes a quienes la profesan, lo cual muestra un desconocimiento de la historia de los Bautistas. Debemos reconocer que nuestra herencia bautista, desde sus inicios en el siglo XVII, ha sido influenciada por dos sistemas doctrinales principales, a saber, el arminianismo y el calvinismo. Es evidente, además, que estos dos sistemas (con sus variantes) permanecen hasta el día de hoy, por lo cual, no deberían ser obstáculos para el esfuerzo misionero, la unidad y la cooperación mutua entre iglesias bautistas hermanas. Debemos ser tolerantes y pacientes con quienes después de haber sido diligentes en el estudio y la investigación, todavía no piensan como uno, ya sea de una posición o de otra.

Lo que sí resulta difícil es, aceptar a quienes han adoptado una posición determinada (sea calvinista o arminiana) por el simple factor de la herencia o la tradición. Nuestras convicciones deben ser el resultado del análisis y la investigación, bajo la dirección del Espíritu Santo. La Palabra de Dios nos exhorta a la investigación y a la búsqueda incansable de la verdad:

Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí. (Juan 5.39-40)

Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. (Hechos 17.11)

Examinadlo todo; retened lo bueno. (1 Tesalonicenses 5.21)

Comparto con ustedes esta brevísima historia de los Bautistas en lo relacionado con las dos grandes influencias doctrinales que ellos han adoptado y adaptado hasta hoy.

ORIGEN D ELOS BAUTISTAS

Los Bautistas nacen en Inglaterra en el siglo XVII. Son una rama del puritanismo que a su vez fue un movimiento separatista de la iglesia oficial de Inglaterra en el siglo XVI. Los puritanos fueron perseguidos. La mayoría huyeron a Holanda en busca de tolerancia religiosa. Un reducto permaneció en Inglaterra. Los bautistas, en consecuencia, surgieron originalmente entre ingleses tanto en territorio holandés como inglés. Este nombre fue originalmente peyorativo asociándolos con los anabaptistas del siglo XVI. Como dice Justo Anderson: “El origen histórico de los Bautistas como denominación se encuentra en el siglo XVII, relacionado con la revuelta de los Puritanos Separatistas ingleses contra la tiranía de la iglesia oficial”.[1] Los bautistas no tienen fundadores, pero desde sus inicios estuvieron segmentados en dos grupos. Los Bautistas Generales siguieron las posturas de Jacobo Arminio (1560–1609). Los primeros líderes entre los Bautistas Generales fueron John Smyth y Thomas Helwys. El otro grupo se llamó Bautistas Particulares, quienes siguieron las posturas soteriológicas de Juan Calvino. Algunos líderes Bautistas Particulares en sus inicios incluían a Benjamin Keach, Hanserd Knollys, William Kiffin, Isaac Backus, entre otros.

Entre los Bautistas Particulares más conocidos están: John Buyan,[2] autor del Progreso del Peregrino, el libro cristiano más leído después de la Biblia; William (Guillermo) Carey, el padre de las misiones modernas; y Charles Spurgeon, considerado el príncipe de los predicadores.

Aquí procuramos rescatar esa parte de nuestra historia que ha sido olvidada, y, por alguna razón, no ha existido interés alguno en revisarla. Justo Anderson hace eco de eso al escribir:

“Por extraño que parezca, toda la historiografía bautista hasta ahora ha descuidado inexplicablemente el surgimiento y el desarrollo de estos bautistas (Particulares), dando más importancia a los Generales. Sin embargo, cuando pensamos en la continuidad subsiguiente de la denominación bautista moderna, es necesario rectificar esta falta de equilibrio histórico”.[3]

El doctor Anderson agrega:

“Los Bautistas Particulares introdujeron una nueva interpretación del bautismo como testimonio de la muerte, la sepultura y la resurrección de Cristo, que perdura hasta el día de hoy… También restauraron el bautismo por inmersión… En resumen, los Bautistas Particulares surgieron entre los años 1663 y 1668… fueron calvinistas moderados en su teología, inmersionistas en su forma de bautismo y promotores de la libertad religiosa como un fin evangelizador”.[4]

Como podemos notar, a la luz de la realidad, no es correcto marginar ni ignorar los eventos del pasado (la historia). Generales y Particulares son parte de nosotros. Es altamente recomendable escudriñar la historia para comprender mejor el presente.

A continuación, les presento un resumen de las enseñanzas de los Generales y los Particulares:

Bautistas Generales

El arminianismo destaca:

  1. La predestinación depende de la forma en que el pecador corresponda al llamado de salvación. Por lo tanto, se halla fundamentada en la presciencia divina; no es un acto arbitrario de Dios.
  2. Cristo murió por todos los seres humanos, pero sólo serán salvos los que creen.
  3. Como el ser humano no tiene la capacidad de creer, necesita la ayuda de la gracia divina.
  4. A pesar del carácter infinito de la gracia, se puede resistir a ella.
  5. No todos los que aceptaron a Cristo perseverarán.

Bautistas Particulares

Teniendo como fundamento la supremacía de las Sagradas Escrituras, el calvinismo destaca:

  1. La depravación total de la raza humana, todos los seres humanos nacen sin la capacidad de hacer lo bueno.
  2. La elección incondicional, el Señor nos elige sin tener nosotros ningún mérito en ese acto. Toda la Gloria es de él.
  3. La expiación limitada. Cristo solo murió por su pueblo.
  4. La gracia irresistible. El ser humano no puede resistir al llamado de Dios para salvación.
  5. La perseverancia de los santos, o Seguridad de salvación

Los dos grupos de bautistas se afianzaron en Inglaterra, pero gran parte del remanente de ellos que permaneció en suelo inglés eran Particulares, porque gran parte de los Bautistas Generales abrazaron la Teología Liberal del siglo XVIII, y, por lo tanto, un segmento de ellos eventualmente se diluyó en suelo inglés, o bien dejaron de ser bautistas, convirtiéndose en unitarios y absorbiendo otras creencias que los alejaron de la fe de los bautistas.

ORIGEN DE LOS BAUTISTAS DEL SUR

Vimos rápidamente el origen de los Bautistas como denominación. Vimos que desde sus inicios en Inglaterra se alinearon en dos grupos: los Generales y los Particulares. Veremos a ahora el origen de los Bautistas del Sur y como se formaron como denominación en territorio norteamericano.

La mayoría de los Bautistas llegaron de Inglaterra a las recién conquistadas colonias (Trece Colonias)[5] durante el siglo XVII cuando el rey y el estado perseguían a la iglesia por mantener visiones religiosas disidentes a la oficial. Bautistas como Roger Williams y el doctor John Clarke emigraron a Nueva Inglaterra alrededor de 1630. La primera iglesia Bautista en los Estados Unidos fue fundada en el estado de Rodhe Island en el año 1638 por el pastor Roger Williams. Se la conoce como la Primera Iglesia Bautista de Providence. De igual modo, la primera iglesia Bautista del Sur (en el área Sur de EE. UU.) fue establecida en Charleston, Carolina del Sur en 1682 bajo la dirección del pastor William Screven. Una Iglesia Bautista se formó en la colonia de Virginia en 1715 a través del ministerio de Robert Norden, y atra en Carolina del Norte en 1727 a través del ministerio de Paul Palmer. En 1740, hubo cerca de ocho iglesias bautistas en las colonias de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia, con un estimado de 300-400 miembros[6]

Para la primera mitad del siglo XIX ya existían numerosas diferencias en aspectos sociales, culturales y económicos entre los bautistas empresarios del Norte, los agricultores de Occidente, y plantadores del Sur. Las posturas eran tan marcadas que ya en 1840 las diferencias habían alcanzado proporciones irreconciliables, tanto que estas provocaron la organización de tres sociedades bautistas nacionales: la Convención General o Trienal (Triennial Convention), la Sociedad de Misiones Domésticas (Home Mission Society) y la Convención Bautista del Sur (en el Sur). Varios factores llevaron a este rompimiento. El primero fue la diferencia básica entre el Sur y el Norte en cuanto al método de cooperación mutua. El segundo, los sureños objetaban el descuido de la región por parte de la Sociedad de Misiones Domésticas. Y el tercer factor, que dicho sea de paso se considera el principal, fue la cuestión de la esclavitud.[7] Justo Anderson, en relación a la división bautista, dice lo siguiente:

“La división entre los bautistas (norte-sur) resultó básicamente de diferencias regionales y culturales… siendo la principal causa la esclavitud”[8].

Después de algunas deliberaciones en una reunión llevada a cabo los días 8 al 12 de mayo de 1845, en Augusta, Georgia, finalmente se formó la Convención Bautista del Sur (como denominación). Su primer presidente fue William Bullein Johnson, el cual había sido también presidente de la Convención Trienal en 1841.

La Convención Bautista del Sur comenzó su expansión por todo el sur de los Estados Unidos, siguió por el continente, y alcanzó casi todo el mundo. Desde estos tiempos tan remotos los bautistas nos hemos encontrado en dos vías doctrinales principales hasta el sol de hoy. Durante mucho tiempo fue un tema prohibido y perseguido en algunas Convenciones, aunque debo reconocer que hoy todos tenemos un tono menos dramático, gracias a que hemos madurado.

Algunos Bautistas del Sur de gran influencia que pueden llamarse no calvinistas (aunque algunos de ellos se denominan calvinistas moderados entre dos y cuatro puntos) que podemos citar:

· Billy Graham (1918-2018). El evangelista o predicador itinerante de multitudes más famoso de la historia cristiana, a juzgar por la cantidad de personas que frecuentemente congregaba en estadios, plazas e intersecciones (llegó a congregar 240 mil personas en una de sus cruzadas, de la cuales realizó poco más de 400, tocando más de 200 millones de personas en sus casi 50 años como predicador).
· Willie Amos Criswell (1909-2003). Pastor por poco 54 años de la gigantesca y renombrada 1ra Iglesia Bautista de Dallas desde 1944 (sustituyendo al famoso predicador bautista G. Trutt), hasta al cese de su pastorado en 1998, por razones de edad y salud, la iglesia contaba con unos 30,000 miembros, y era la iglesia bautista del Sur más grande y más rica que existía en el mundo hasta entonces. Fue presidente de la CBD entre 1998-1970, y presidente del Seminario Teológico Bautista del Southwestern. Criswell fue fundador en 1971 del Instituto Bíblico Criswell, en Dallas.
· Jerry Falwell (1933-2007). Pastor de fama internacional, tele-evangelista masivo y escritor bautista. Fundó la Iglesia Bautista de Thomas Road, en Linchburg, Virginia. Fundó Linchburg Christian Academy (una escuela normal) y la Universidad Liberty en 1971. Fundó el Periódico National Liberty Joney. Fundó el ministerio para conciencia social y política Moiral Majority.[9]
· Charles Stanley (pastor activo de una iglesia numerosa en Atlanta Georgia). Fue presidente de la CBD entre 1984-1986. Es un famoso escritor y bien conocido tele-evangelista.

Algunos Bautistas del Sur de corte particularistas (o calvinistas) de relativo renombre

· James Petigru Boyce (1827-1888). Fue fundador y presidente del Seminario Teológico Bautista del Sur fundado en Grinville, Carolina del Sur, y luego trasladado a Louisville, Kentucky (donde permanece hasta hoy). El SBTS es uno de los seminarios evangélicos más conservadores y de más renombre a nivel mundial en la actualidad. James Boyce fue presidente de la Convención Bautista del Sur entre 1872 y 1879.
· B. H. Carroll (1843-1914). Fundador y presidente del Seminario Bautista de Southwestern, Fort Worth, Texas. Actualmente el seminario evangélico más grande del mundo.
· Adrian Rogers (1931-2005). Pastor Bautista, prolífero escritor y tele-evangelista. Fue presidente de la SBC en los períodos 1979-1980 y 1986-1988.
· Al Molher, actual Presidente del Seminario Teológico Bautista del Sur (Louisville, Kentucky).

Quiero terminar citando el libro de David Dockery titulado Southern Baptist Consensus and Renewal[10] (Consenso y Renovación de los Bautistas del Sur), donde enumera siete diferentes grupos de Bautistas del Sur:

  1. Fundamentalistas: gente muy alineadas que a menudo tienen más en común con los bautistas “independientes”, que con el patrimonio de la Convención Bautista Sur.
  2. Avivados: Verdaderos herederos de la tradición avivada, más apegado a la tradición Sandy Creek.[11]
  3. Tradicionales: Herederos de una teología de firme compromiso de evangelización y avivamiento, y énfasis en la educación.
  4. Ortodoxos Evangélicos: Conciliadores que ven a Billy Graham como modelo. Este grupo quiere corregir ciertas posturas teológicas, tienen un compromiso con la verdad completa de la Biblia, y un compromiso serio intelectual y cultural con todos los evangélicos que dicen tener tradición cristiana ortodoxa.
  5. Calvinistas: Grupo que quiere recuperar los aspectos más apremiantes de la tradición teológica. Tienen mucho en común con los “Ortodoxos Evangélico”. Sub-grupos incluyen “Nine Marks”, “Founders”[12], y otros. La mayoría de este grupo ya no tienden hacia el aislamiento como en años anteriores.
  6. Contemporáneos: Pastores que quieren encontrar nuevas formas de conectarse con la cultura, dando lugar a nuevos modelos de hacer iglesia, incluyendo “Modelos de Willow Creek”, “Saddleback”[13], “Misional”, e incluso algunos “tipos iglesias emergentes”. Muchos de estos se denominan Community Church, o le quitan el apellido Bautista al nombre de sus iglesias, como “Saddleback Church”, etc., aunque son iglesias activas de la SBC.[14]
  7. Guerreros culturales: otro grupo de conservadores que desean dedicarse a las cuestiones de la cultura y la sociedad. Este grupo incluye una variedad de enfoques, incluyendo “la iglesia sobre la cultura”, “cultura de la iglesia de transformación”, así como “la iglesia y la cultura / tipos de justicia social”.[15]

ALGUNAS CONCLUSIONES Y MOTIVACIONES

Dockery termina dando un aporte sobre los distintos Bautistas del Sur básicamente en los Estados Unidos, pero creo que esa clasificación sería la misma en Latinoamérica y el resto del mundo. Sin embargo, cuando analizamos sus conclusiones éstas confirman lo que hemos sostenido en este artículo. Los Bautistas, en sentido general, por más clasificaciones que se hagan, seguirán recorriendo los caminos abiertos por los Generales y los Particulares en el siglo XVII. Podemos decir, además, que nos queda el gran reto de mantener la unidad ante tal diversidad. Sin embargo, no debemos olvidar que la búsqueda de la unidad debe ser primariamente sobre la base de la verdad, porque en todo momento debemos buscar una sin sacrificarla la otra. La tolerancia a la diversidad no nos da el permiso para ser tolerantes a aquellas doctrinas que hacen del evangelio una gracia barata como decía Dietrich Bonfoeffer. Reportes indican que las iglesias cristianas históricas (incluyendo los bautistas) han decrecido en los Estados Unidos y en el resto del mundo, y en el mejor de los casos, proyectan un estancamiento. Algunas de estas iglesias en su afán desenfrenado por crecimiento numérico han comprometido la verdad bíblica por doctrinas más allá de los linderos de la sana diversidad.

Un creyente verdadero estará continuamente escudriñando sus caminos y volviéndose a Jehová (Lamentaciones 3: 40). Escrudiñemos los nuestros. Examinemos lo que creemos. Y que lo que creemos sea el producto del serio, profuso, sostenido y concienzudo estudio de las Escrituras, y nunca como resultado de la preferencia teológica impuesta o heredada.

Hermanos y hermanas de las diversas Asociaciones, Alianzas y Convención, no hay ninguna razón de batallar más allá de los límites permitidos por las realidades que siempre han estado presentes en las asociaciones, alianzas y convenciones bautistas en todo el mundo. Los bautistas somos un pueblo que siempre ha navegado entre dos sistemas teológicos opuestos, a saber, calvinismo y arminianismo. Nos han unido los así denominados Principios Bautistas, expuestos en el libro del doctor Juan de la Cruz “La Fe de los Bautistas”, que son los que a fin de cuentas dan identidad a una iglesia, asociación, convención y hasta denominación llamada Bautista.

Forjemos el cooperativismo, el asociacionismo con miras a las misiones mundiales y a la extensión del reino en diferentes frentes y latitudes. Sigamos el ideal de “predicar el Evangelio en todas las naciones”, así como el de que “cada familia de la tierra tenga la palabra de Dios en su idioma y en sus manos”, y que, en cuanto dependa de nuestro esfuerzo, “exista la libertad de conciencia en cada ser humano del planeta”.

Ser una bautista es una cuestión mayormente eclesiológica y de principios del orden eclesiásticos y organizacionales, más que de adherirse a ciertos sistemas teológicos.


NOTAS BIBLIOGÁRAFICAS Y COMENTARIOS DIRIGIDOS

[1] Justo Anderson. Historia de los Bautistas Tomo I. Casa Bautista de Publicaciones ©1999. Justo Anderson fue profesor por 15 años en el Seminario Internacional Teológico Bautista de Buenos Aires, Argentina, además fue director del Centro Misionero en el Seminario Teológico Bautista en Fort Worth, Texas. Yo tomé clases con Justo en el Seminario Teológico Bautista Dominicano, donde algunos tuvimos la oportunidad de recibir unas clases especiales de Historia de los Bautistas con él en la década de los 90’s.
[2] Sobre John Bunyan y la diferentes posturas sobre su identidad bautista, ver: Was John Bunyan a Baptis: a case study in historiography. Publicado por The Baptist Quaterly, páginas 366-375.
[3] Justo Anderson. Historia de los Bautistas. Tomo II, pag. 77. Casa Bautista de Publicaciones ©1990
[4] Ibíd pag. 84. Énfasis del autor de este artículo.
[5] Nombre dado a los Estados Unidos antes de su independencia en el año 1776.
[6] http://www.baptisthistory.org/sbaptistbeginnings.htm
[7] Wilton M. Nelson. Diccionario de Historia de la Iglesia. Caribe ©1989
[8] Justo Anderson. Historia de los Bautista. Tomo II. Pag. 172. Casa Bautista de Publicaciones ©1990
[9] https://www.u-s-history.com/pages/h3873.html
[10] David Dockery. Southern Baptist Consensus and Renewal. B&H ©2008.
[11] Los Bautistas de Sandy Creek jugaron un papel clave en el enorme crecimiento de los Bautistas del Sur, y sus opiniones políticas influyeron en los cambios de opinión con respecto a diferentes tópicos en los Estados Unidos a finales del siglo XVIII. Eran de tendencia un tanto carismáticos. Practicaban el lavamiento de los pies, la imposición de manos, ungir con aceite, énfasis marcado en el bautismo por inmersión, la cena del Señor, etc. Sandy Creek era el nombre de un pueblo situado a las afueras de lo que ahora es conocido como Liberty, Carolina del Norte, Estados Unidos.
[12] Nine Marks, ministerio fundado por el pastor Mark Dever, también Founders, son grupos dentro de los Bautistas del Sur que promueven las así denominadas Doctrinas de la Gracia. Pueden encontrar más sobres ellos en: http://www.9marks.org y http://www.founders.org, respectivamente.
[13] “Tanto Willow Creek liderada por Bill Hybels como Saddleback liderada por el conocido Rick Warren son iglesias que se han caracterizado por su pragmatismo.
[14] Añadido por el editor principal de este documento.
[15] Los últimos dos grupos (“contemporáneos” y “guerreros culturales”) no solo son semejantes, sino que se acercan mucho al movimiento emergente, y por lo tanto transitan un camino muy peligroso y distante de la ortodoxia teológica en nombre de la “pasión” por las almas. Para mayor información investigue acerca de la denominada “Iglesia emergente”.

Tomado del Facebook del pastor Juan de la Cruz

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s