Anabaptistas: los bautistas

Anabaptistas: los bautistas

El uso del término “bautista” como designación denominacional es de origen comparativamente reciente, apareciendo primero hacia el año 1644. Su equivalente alemán (Täufer) lo aplicaron Zwinglio y otros a los anti-paidobaptistas de su tiempo, manifestando así que éstos ponían un indebido énfasis en el bautismo de creyentes, usando los términos “anabaptista” y “katabaptista” (Wiedertäufer y Widertäufer) que implicaban la repetición y perversión o destrucción del bautismo de niños que por tantos siglos se había practicado. Esas designaciones fueron, por supuesto, repudiadas por oprobiosas por los anti-paidobaptistas, quienes se contentaban con llamarse a sí mismos “cristianos”, “cristianos apostólicos”, “hermanos”, “discípulos de Cristo”, “creyentes hijos de Dios bautizados”, etc.

Los primeros anti-paidobaptistas ingleses fueron estigmatizados como “anabaptistas”, con las peores implicaciones continentales, por sus oponentes, viéndose obligados a repudiar esa designación. En la primera confesión de fe (1644) bautista particular (calvinista) las iglesias se designaron a sí mismas como “aquellas iglesias que son comúnmente (aunque falsamente) llamadas anabaptistas” y en el apéndice a la confesión (1646) se llamaron “creyentes bautizados”. En la confesión de 1688 las iglesias bautistas se designan “congregaciones de cristianos bautizados bajo profesión de su fe” y “congregaciones de bautizados”. Otras designaciones comunes (1654, etc.) son “iglesias de bautizados”, “cristianos bautizados” e “iglesias de Cristo en Inglaterra, Escocia y Gales.” “Iglesias de Cristo en Londres”, “iglesias de Cristo en Irlanda”, etc., son expresiones que ocurren en documentos de 1553-57. Como una especie de compromiso entre “anabaptistas” y “creyentes bautizados”, “pueblo bautizado”, etc., se adoptó gradualmente el término “bautistas” (1670 o antes). En 1672 se usó en una licencia real.

Precursores de los bautistas.

Los bautistas han profesado siempre basar su doctrina y práctica exclusivamente sobre el precepto y ejemplo del Nuevo Testamento. Si no han podido realizar su objetivo se debe al imperfecto entendimiento de las Escrituras del Nuevo Testamento o a la imperfección inherente a la naturaleza humana. Los bautistas encontrarían su antepasado espiritual en todos los individuos y facciones que durante los primeros siglos de la era cristiana, la Edad Media y el tiempo de la Reforma, en el espíritu de obediencia y lealtad a Cristo, procuraron resistir la marea del paganismo invasor y del error judaizante, o en tiempos de apostasía general se propusieron restaurar el cristianismo a su pureza y sencillez primitiva. Encontraron el rechazo del bautismo de niños y la insistencia en el bautismo de creyentes entre los paulicianos antiguos, medievales y modernos, con la práctica común (si no exclusiva) de la inmersión y un denodado esfuerzo para conseguir la membresía regenerada, todo lo cual les identifica con los bautistas, aunque los bautistas modernos tienen poca simpatía hacia su cristología adopcionista y exclusivismo sectario. En los petrobrusianos del siglo XII los bautistas encuentran sus principios casi completamente incorporados, aunque no hay indicación de que los aquéllos insistieran en la inmersión como método exclusivamente válido del bautismo. Muchos de los valdenses y de los Hermanos Bohemios rechazaron el bautismo de niños y practicaron el bautismo de creyentes, pero no parecen haber despreciado a sus hermanos paidobaptistas y no pusieron énfasis sobre la inmersión; aunque en el rechazo de los juramentos judiciales, la posiblidad de la magistratura para un cristiano, la pena capital y la guerra, establecieron una interpretación de las Escrituras que los bautistas modernos no aprueban. Las relaciones históricas de los bautistas actuales con los anabaptistas del siglo XVI son estrechas y directas. El puritanismo inglés y el brownismo, del que surgen los bautistas ingleses, fueron productos, en parte al menos, del movimiento anabaptista. Una influencia aún más directa la ejercieron los menonitas de los Países Bajos sobre los refugiados ingleses que habían llegado a ser anti-paidobaptistas (1609 en adelante). Los anabaptistas fueron los precursores de los bautistas modernos en el rechazo del bautismo de niños y en la insistencia del bautismo de creyentes, en el principio de la sola autoridad de las Escrituras, en sus esfuerzos para procurar y mantener la membresía regenerada en la Iglesia, en promover la libertad de conciencia y la separación de la Iglesia y el Estado; pero si casi todos los anabaptistas rechazaban los juramentos, la magistratura, la guerra y la pena capital, todos eran anti-agustinianos en su antropología, muchos eran milenaristas, muchos antitrinitarios, algunos panteístasy antinomianos, muchos practicaban la comunidad de bienes y ninguno (hasta donde se sabe) insistía en la inmersión como método exclusivamente válido del bautismo.

Más detalles

Bautistas de Inglaterra

HISTORIA

La Iglesia Bautista tuvo origen en Inglaterra el año 1611 por los discípulos del pastor anglicano John Smith, que había acogido en su comunidad a anabaptistas (rebautizantes) del comienzo de la Reforma Protestante y a menonitas, fundados por Simón Mennon.

A causa de sus distintas influencias, los bautistas se dividieron pronto en:

BAUTISTAS GENERALES convencidos de que Jesús había muerto para salvar a todos los hombres que creyeran en Él.

BAUTISTAS PARTICULARES fundados por Henry Jacob, cuya creencia básica es que Jesús murió solamente por los predestinados a la salvación y no por todos los hombres. Poco a poco se fue imponiendo y el primero fue desapareciendo.

En el siglo XVIII William Carey dio inicio a la “Sociedad de Bautistas Particulares para la Propagación del Evangelio a los Paganos”. El mismo llegó a la India como misionero.

Ya en la primera mitad del siglo XVII habían llegado los primeros Bautistas a los Estados Unidos, que con el tiempo dieron origen a muchas otras sectas: Los Discípulos de Cristo, Los Bautistas de Libre Arbitrio, Los Bautistas Primitivos, Los Bautistas del 7º día, entre otros.

Actualmente, la parte principal de los Bautistas se encuentran en los Estados Unidos de Norteamérica. Se dividen en:

Bautistas del Norte, más liberales e inclinados a las obras sociales y ayuda a los más necesitados.

Bautistas del Sur, más rígidos en sus creencias y costumbres.

DOCTRINA

En concreto por lo general aceptan lo siguiente:

La Biblia es un libro inspirado; pero no tiene criterios de interpretación iguales a todos.

Algunos aceptan la Virginidad de María, la Madre de Jesús.

La Cena del Señor, que por lo general celebran el primer domingo de cada mes, es solamente un recordatorio de la muerte de Cristo. El pan queda pan y el vino queda vino. No hay presencia real de Cristo.

La Iglesia es algo invisible, formada por todos los que han aceptado a Cristo como Salvador y Señor.

ORGANIZACION

Es de tipo congregacional o popular, es decir que todos pueden ser elegidos a los varios oficios y elegir a los demás mediante el voto.

El culto se centra en la predicación, la oración y el canto de himnos.

Las iglesias bautistas comparten la mayor parte de las creencias básicas del protestantismo, teniendo un artículo de feque alude a que sólo los creyentes deberían ser bautizados por inmersión. Los bautistas no constituyen una sola iglesia o estructura denominacional sino que la mayoría se adhieren a la forma congregacional, en cuanto al gobierno de la iglesia.

Bautismo de adultos

Durante el movimiento de reforma puritano en Inglaterra en el siglo XVII, emergieron dos grupos bautistas; aunque compartían el concepto de que sólo los creyentes deberían ser bautizados, ambos grupos diferían con respecto a la naturaleza de la expiación de Cristo en la cruz. Un grupo la consideraba general (para todos), por lo cual fueron llamados bautistas generales; el otro grupo la entendía aplicable sólo a los escogidos, por lo que fueron denominados bautistas particulares.

Los bautistas generales trazan sus orígenes hasta la iglesia fundada en 1611 en Londres por Thomas Helwys y sus seguidores. Habían vuelto de Ámsterdam adonde habían ido por la persecución religiosa y estando allí adoptaron las creencias de un dirigente llamado John Smyth quien, estudiando el Nuevo Testamento, llegó a la conclusión de que solo los creyentes deberían ser bautizados. Por medio de la iglesia fundada en Londres, otras congregacionesde bautistas generales se formaron y el movimiento se expandió. En doctrina eran arminianos. A finales del siglo XVII y en el XVIII disminuyeron en número e influencia, cerrándose iglesias y yéndose muchos miembros con los unitarios. Los bautistas generales continuaron, mediante un nuevo brote surgido en 1770, en la Nueva Conexión General Bautista que estuvo influenciada por el metodismo.

Los bautistas particulares nacieron en 1638 como resultado de dos grupos que habían dejado una iglesia independiente (es decir, que no tenía comunión con la Iglesia anglicana) en Londres. Los miembros de la nueva congregación sostenían que sólo los creyentes (no niños) deberían ser bautizados. Doctrinalmente eran calvinistas, reteniendo la doctrina de la expiación limitada, es decir, que Cristo murió sólo por los elegidos.

Los bautistas particulares crecieron más rápidamente que los bautistas generales, aunque el crecimiento se ralentizó a causa de no ganar nuevos miembros. Después de 1750 fueron influenciados por el metodismo y un nuevo interés en evangelismo y misiones trajo un renovado crecimiento. Mediante el liderazgo de William Carey, se organizó la Sociedad Misionera Bautista en 1792, yendo Carey a la India como el primer misionero de dicha sociedad. Los bautistas fueron influyentes en la vida religiosa y política de Gran Bretaña en el siglo XIX, pero su membresía e influencia comenzó a decaer después de la I Guerra Mundial.

El origen de los bautistas en los Estados Unidos hay que buscarlo en Roger Williams, quien estableció una iglesia bautista en Providence en 1639, tras ser expulsado por los puritanos de Massachusetts. Aunque Rhode Islandpermaneció como una fortaleza bautista, el centro de la vida bautista en las colonias fue Filadelfia. El crecimiento bautista se disparó con el Primer Gran Despertar a mediados del siglo XVIII. El crecimiento fue espectacular en la colonias del sur, donde Shubal Stearnsestableció una iglesia en Sandy Creek en 1755. Desde allí los predicadoresdifundieron el movimiento, estableciéndose una preponderancia bautista que persiste hasta el día de hoy. Durante el siglo XIX la membresía creció rápidamente, con el apoyo de los predicadores laicos y una forma de gobierno congregacional.

Hasta 1824 los bautistas de Estados Unidos no se unieron en un solo cuerpo eclesiástico, cuando el interés por las misiones hacía necesaria una organización centralizada. Sin embargo, la Convención General Bautista se vería afectada por la cuestión de la esclavitud. En 1845 hubo una división formal al organizarse la Convención Bautista del Sur en Augusta, estableciéndose a su vez en 1907 la Convención Bautista del Norte. Los bautistas del sur y del norte (más tarde bautistas americanos) desarrollaron características propias regionales tras la Guerra Civil y todavía muestran diferencias en teología, participación ecuménica, actividad misionera y adoración.

Las iglesias bautistas africanas, agrupadas en dos grandes convenciones, constituyen otro gran sector de los bautistas en Estados Unidos. Organizadas por esclavos liberados tras la Guerra Civil, esas iglesias han sido centro espiritual y social de la comunidad afro-americana. Dirigidos por Martin Luther King tuvieron un importante papel en el movimiento a favor de los derechos civiles en los años sesenta. La vitalidad de tales iglesias se hizo evidente en la candidatura presidencial en 1984 y 1988 de Jesse Jackson.

Los bautistas sostienen que la autoridad en asuntos de fe y práctica reside en la congregación local, pudiendo ligarse voluntariamente a organizaciones estatales, regionales y nacionales para empresas misioneras, educativas o filantrópicas. Sin embargo, las organizaciones más grandes no tienen control sobre las iglesias locales. La separación de la Iglesia y el Estado ha sido uno de los grandes elementos de la doctrina bautista.

La unidad y coherencia de los bautistas se basa en seis notas características que tienen en común:

La suprema autoridad de la Biblia en todos los asuntos de fe y conducta. Los bautistas no son dados a los credos y su última apelación ha sido siempre a las Escrituras en vez de a una confesión de fe.

El bautismo de creyentes. Esta es la más conspicua convicción bautista, siendo el bautismo el reflejo de morir a la vieja vida y nacer a la nueva. Como el signo ha de ir en consonancia con lo significado, los bautistas insisten que debe hacerse por inmersión.

Las iglesias se componen de creyentes solamente. Por lo tanto rechazan la idea de iglesia parroquialo territorial e insisten en que la iglesia sólo está compuesta por aquellos que han puesto su confianza en Cristo.

Igualdad de todos los cristianos en la vida de la iglesia. Por la doctrina del sacerdocio de todos los creyentes, los bautistas no sólo entienden que un cristianos individual puede servir como ministro a los otros miembros sino también que cada miembro tiene los mismos derechos y privilegios en la iglesia. Los pastores tienen responsabilidades especiales que se derivan del consentimiento de la iglesia.

Independencia de la iglesia local. Por este principio los bautistas afirman que una congregación constituida adecuadamente está plenamente capacitada y no necesita derivar su autoridad de otra fuente, que no sea Cristo. Eso no quiere decir que la iglesia local está aislada y dando la espalda a otras iglesias, con las cuales puede formar asociaciones y organismos para expresar la unidad en Cristo.

Separación de la Iglesia y el Estado. Desde sus orígenes los bautistas han recalcado que una iglesia debe ser libre sin interferencias externas, si quiere ser iglesia de Cristo. Por lo tanto, las autoridades no pueden en virtud de su oficio inmiscuirse en asuntos de conciencia para obligar o presionar en un sentido o en otro.

Fuentes: http://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=historiap232

http://www.clerus.org/clerus/dati/2000-03/01-7/Bautistas.html

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s