John Maxwell – El poder de la oración 

Sin las oraciones y el poder del Espiritu Santo, John Maxwell dice que no cree que podría haber llegado a ser tan productivo, también habla sobre la importancia de contar con compañeros de oración.

Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; enséñame tus sendas. Encamíname en tu verdad, y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti he esperado todo el día. Salmo 25.4–5

LA ORACIÓN ES IMPORTANTE

Crecí en un hogar cristiano donde la oración era importante. Como pastor pasaba mucho tiempo orando cada día. Pero no fue hasta que Dios me trajo un compañero de oración que mi vida y ministerio prorrumpieron con poder y los resultados comenzaron a multiplicarse de una manera increíble.

Todo comenzó en 1981 cuando acepté ser el pastor principal de la iglesia wesleyana Skyline en San Diego, California. Mi esposa Margaret y yo nos mudamos a esa ciudad con nuestros hijos Elizabeth y Joel Porter, después de haber pasado dos años como director ejecutivo de evangelización en Wesleyan World Headquarters [Oficinas Centrales Wesleyanas Mundiales] en el estado de Indiana. Antes de eso fui pastor de dos iglesias en Indiana y Ohio respectivamente.

Estaba emocionado de volver a ser pastor y sobre todo por ir a Skyline. Estaba ansioso por conocer el personal, evaluar el ministerio de la iglesia y su liderazgo e identificar los líderes clave que me ayudarían a llevar a cabo la misión de la misma. Traté de alcanzar lo mayor posible en el menor período posible, lo cual mantuvo mi agenda muy ocupada.

Un martes por la mañana, aproximadamente seis semanas después de llegar a Skyline, estaba revisando la agenda del día cuando vi una cita prevista para reunirme con una persona cuyo nombre no reconocí.


—¿Quién es Bill Klassen—pregunté.
—Es la persona citada para las diez—respondió Bárbara, mi asistente.
—Eso veo … pero, ¿quién es? ¿Es algún líder?—pregunté. Había pasado las últimas semanas concentrando mi atención en conocer los líderes de mi congregación.
—No, no lo es—dijo Bárbara—. A propósito, ni siquiera asiste a la iglesia Skyline. Bárbara pudo ver la tristeza en mi rostro.
—Dijo que tenía que verle. Insistió mucho—añadió enfáticamente. —Bueno—dije—, deme como quince minutos con él y si para ese entonces no
hemos terminado, interrúmpanos.


Mi plan consistía en comprender cuál era su agenda, arreglar cualquier problema que pudiera tener con amabilidad, pero con rapidez, y continuar con el trabajo que tenía que hacer ese día.

UN LAICO LLAMADO A ORAR

Bill resultó ser un caballero blanco en canas de unos sesenta años de edad. Su rostro era agradable, casi radiante. Me recordó que quizás Moises lucía así cuando bajaba del monte Sinaí. Comenzó a hablarme de él, de su trabajo en la construcción en Canadá, cuando vendía barcos de vela en Washington y el sur de California, y también de su trabajo de discipular en el ministerio de los Navegantes.

«John», dijo, «creo que Dios me ha llamado como laico a preparar, alentar y orar por los pastores, y vine hoy para poder orar por usted».

Quería orar por mí, pensé. En todos los años que llevo como pastor nunca tuve un laico que viniera a orar por mí. Toda mi agenda comenzó a esfumarse. Sentí que el Espíritu Santo me inundaba diciendo: «John, mi agenda es más importante que la tuya. Tu vida no es una calle de una sola vía en la que solo tú ministras para otros. Hay personas que quieren ministrarte y he mandado este laico para que ore por ti».

Cuando Bárbara vino a interrumpirnos, le dije que saliera. Bill y yo estuvimos probablemente una hora orando juntos ese día y llore al saber que Dios mandó a alguien para orar solamente por mí. Bill satisfizo una necesidad personal que ignoraba tenía, y ardía en él ese continuo deseo de que sus oraciones nos cubrieran a mí, a mi iglesia, mi familia y mi ministerio.

Un rato después me comunicó que había estado orando dieciocho meses para que Dios le enviara un pastor por quien orar. Después de nuestra reunión de aquel día, se fue a casa e inmediatamente habló con su esposa Marianne.

«Encontré nuestro pastor hoy, Marianne», dijo. «No le he oído predicar, pero sí lo escuché orar». El domingo siguiente,  Bill y Marianne fueron a la iglesia y se sentaron en un banco cerca del frente. Y desde entonces, siguieron sentándose allí.

Sin embargo, el verdadero poder asombroso de esas oraciones se ha reflejado de manera individual en las vidas: Miles de personas han aceptado a Cristo durante esos años. 

~John Maxwell


EL PODER DEL COMPAÑERISMO EN LA ORACIÓN 

Nuestras vidas no siguieron siendo las mismas después de aquella reunión. Bill se convirtió en mi compañero de oración y confidente, y continuó ayudándome a organizar un ministerio de compañeros de oración en Skyline, un grupo de personas que oraba por mí todos los días durante mis catorce años de permanencia allí, que se reunían en pequeños grupos en la iglesia cada domingo para cubrir los cultos con sus oraciones. Este ministerio comenzó con treinta y un miembros y finalmente creció hasta llegar a ciento veinte.

Durante esos catorce años la congregación, que contaba con poco más de mil personas, se triplicó hasta llegar a tener casi tres mil quinientas. El ingreso anual ascendió de setecientos cincuenta mil a más de cinco millones de dólares. El ministerio de Skyline floreció y el número de los laicos involucrados aumentó de ciento doce a mil ochocientos.

Sin embargo, el verdadero poder asombroso de esas oraciones se ha reflejado de manera individual en las vidas: Miles de personas han aceptado a Cristo durante esos años. Mis compañeros de oración crecieron espiritualmente participando activamente del poder milagroso de la oración en sus vidas diarias. Bill y Marianne Klassen iniciaron su propio ministerio enseñando en otras iglesias a comenzar sus grupos de compañeros de oración, y durante esos años, Dios me ha guiado por un sendero increíble.

Además de todas las maravillas que sucedieron en nuestra iglesia, comencé a trabajar cada vez más con otros pastores enseñándoles sobre liderazgo y crecimiento de la iglesia, es por eso que, establecí INJOY, una organización cristiana sin denominación dedicada a brindar ayuda a líderes de modo que alcancen su máximo potencial en iglesias, negocios y familias. Hasta he llegado a tener el privilegio de hablar en algunas conferencias de Cumplidores de Promesas por todo el país.

Sin las oraciones y el poder del Espíritu Santo, creo que nada de eso hubiera sucedido. Todo honor y gloria corresponden a Dios. Pero el crédito por haber desatado ese poder y mantenerme protegido un día tras otro lo merecen esos compañeros de oración.

COMPANÑEROS DE ORACIÓN EN LA HISTORIA

El concepto de buenos laicos que acompañan en oración no es nuevo. Se remonta a los tiempos del Antiguo Testamento en el libro de éxodo cuando Moises oró sobre la cumbre del collado para que Josué derrotara a los amalecitas (discuto el incidente con más detalles en el capítulo cinco).

Continúa en el Nuevo Testamento, particularmente en los primeros días de la iglesia en desarrollo del primer siglo, tal como se narra en el libro de Hechos. Tal vez recuerde cómo oraron los ciento veinte discípulos en los días comprendidos entre la ascensión de Jesús y el Pentecostés (Hechos 1.14).

El día en que descendió el Espíritu Santo un simple pescador llamado Pedro dio su testimonio y tres mil personas se convirtieron.

Sin duda, a través de los siglos ha habido innumerables ocasiones en que los fieles han acompañado a sus predicadores con sus oraciones. Aunque no hay constancia, sino en el cielo de muchas de ellas, sí conocemos la historia de algunas más recientes:

Predicador: Charles Finney
Año: 1830
Lugar: Rochester, New York
Resultados:


En un año de los diez mil habitantes de la ciudad, mil se entregaron a Cristo. Compañero:
Abel Clary. Finney escribió: «El señor Clary continuaba orando mientras yo proseguía y seguía haciendolo hasta que no terminaba. Nunca se presentó en público pero se entregó por completo a la oración».

Predicador: D. L. Moody, un desconocido trabajador de la YMCA [Asociación Cristiana de Jóvenes Metodistas]
Año: 1872
Lugar: Londres, Inglaterra
Resultados:
En diez años se añadieron cuatrocientos nuevos convertidos a la iglesia donde predicaba.
Compañero:
En Londres, una muchacha postrada en cama llamada Marianne Adlard, leyó un recorte impreso acerca del ministerio de Moody en Chicago y oró para que Dios lo mandara a su iglesia.

Predicador: Jonathan Goforth, misionero canadiense
Año: 1909
Lugar: Manchuria, China
Resultados:
Un gran avivamiento por toda Manchuria.
Compañero:
Más tarde, durante su estancia en Londres, llevaron a Godford a ver una dama inválida. Al conversar sobre un avivamiento en Manchuria, ella le pidió que mirara su libreta de notas. Allí tenía anotada la ocasión en que sintió un poder especial que le instaba a orar por Manchuria. Goforth se sobrecogió de temor al comprender que esos eran precisamente los días en que fue testigo del gran poder que recibió Manchuria.

Predicador: Mordecai Ham, evangelista sureño
Año: 1934
Lugar: Charlotte, Carolina del Norte
Resultados:
Muchas personas allí se conmovieron profundamente, entre ellos, el hijo de un campesino llamado Billy Graham, quien se convirtió tambien.
Compañeros:
Algunos comerciantes, junto con el padre de Billy Graham, pasaron un día en la finca de los Graham orando para que Dios impactara su ciudad, su estado y su mundo.

Predicador: Billy Graham
Año: 1949
Lugar: Los ángeles, California
Resultados:
Una larga campanña que trajo como resultado un cambio en el metodo de alcanzar las personas para Cristo, lo cual guió hacia una nueva era de evangelización masiva. Compañeros:
Graham había conducido muchas campanñas similares con menores resultados. Más tarde comprendió que la única diferencia entre la cruzada de Los ángeles y todas las anteriores consistía en la cuantía de oración que él y los suyos le dedicaron.

Estos ejemplos atestiguan el tremendo poder de los compañeros de oración. No importa si el líder es un pastor o un laico, ni si la persona que ora es un hombre, una mujer o un niño. Cuando alguien entre bastidores acompaña en oración a uno de los siervos de Dios a la vanguardia, suceden cosas asombrosas.

John Maxwell


John Calvin Maxwell es un reconocido experto en liderazgo a nivel internacional, orador y autor que ha vendido más de 13 millones de libros. Sus organizaciones han capacitado a más de 2 millones de líderes en todo el mundo.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s